Noviazgos destructivos o cronicos

Noviazgos destructivos o cronicos

Más de uno/a seguro que ha pensado que ya es el fin de su relación amorosa, y debe separarse de su pareja porque la relación no avanza o no da para más tiempo.

Las discusiones, los celos, las peleas, los gritos, los abandonos, las excusas y las agresiones indican que alguno debería tomar medidas, pero nadie se anima hacerlo.

Aunque los motivos para irse sobran, las razones para no dejar a la otra persona aparecen si uno comienza a recordar los momentos de la relación, las vacaciones… Y es en este momento cuando uno se paraliza. Entonces se entra a jugar en un círculo vicioso: el miedo a tomar la decisión equivocada paraliza y asusta.

Esta sensación es muy normal. Generalmente cuando se está a punto de separarse, el amor vuelve a surgir por momentos. Entonces se descubre que las cosas podrían solucionarse y se vuelve a retomar la relación…

Si esto que sucede se convierte en una rutina a la cual no se puede escapar, es más probable que las soluciones desesperadas sean a corto plazo y no puedan salvar la pareja. Por eso es importante aprender a distinguir si la pareja tiene condiciones de continuar o simplemente hay que tomar valor y terminarla.

Comparte la notícia o el vídeo de este artículo en tu facebook, twitter, MySpace...
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks