Los noviazgos que duran 4 o más años para adelante de duración, ya se pueden considerar como noviazgos largos.

Esta duración de noviazgos sucede muchas veces porque se empieza la relación a una temprana edad, como consecuencia que no hay posibilidades de independizarse. O también por la falta de compromiso de parte de uno de los miembros de la pareja que no quiere tener el compromiso de casarse.

Pero normalmente, la razón más común es la comodidad, ya que hay parejas que tienen una relación casi de matrimonio, pero sin meterse en las complicaciones de convivir juntos, compartir gastos, tener hijos, y otras situaciones más que exigen una vida en pareja.

Muchas parejas se quejan de que llevan mucho tiempo esperando el compromiso de casarse porque el novio/a les sigue dando largas. En estos casos, es casi seguro que una de las partes simplemente no está interesado/a en casarse y después de muchos años terminan la relación y a los pocos meses se casan con otra persona.

Las mujeres generalmente van contra reloj y esto aumenta llegados o pasados los 30 años de edad y comienzan a presionar a los hombres para casarse.

Es importante pensar que te está ofreciendo esa relación, cómo te sientes, eso es lo que quieres, qué es lo que quieres, si estás a gusto…

Ver si tenéis las mismas expectativas y preguntarse por qué siguen juntos, dejar claro cuáles son las razones que los llevan a seguir un noviazgo de tantos años y si esas razones las hacen conscientes y están felices de esa forma, pueden continuar, pero si ya no desean seguir juntos quizá llegó el momento de replantearse la relación.

Comparte la notícia o el vídeo de este artículo en tu facebook, twitter, MySpace...
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks